La Trump Tower

Donald Trump. Presidente del Mundo Libre. Emprendedor. Polémico como ninguno. Y excéntrico como una llama del color del Arco Iris.

En los años 80 y 90 Donald Trump era toda una personalidad en Estados Unidos. Aparecía en multitud de canales de televisión, e incluso en películas (tiene por ejemplo un cameo en Solo en Casa 2). Y se convirtió en la estrella del programa The Apprentice, donde él mismo se encargaba de expulsar a los participantes que no estaban a la altura. El programa se exportó incluso a España, sin mucho éxito, presentado por el empresario Lluís Bassat, aunque sin mucho éxito.

En esta vorágine de éxito y fama (que como todos sabemos acabó con una candidatura exitosa y todavía hoy increíble a la presidencia de los Estados Unidos), Trump necesitaba un templo a su mayor gloria. Y qué mejor sitio que la Quinta Avenida de New York, la "capital del mundo", en la esquina con la calle 57, al lado de la tienda de Tiffany's: en 1979 empezó el desarrollo de su torre, que fue completada en 1983 con la obligación de que fuera de uso mixto. Concretamente, la torre dispone de viviendas, 4 restaurantes, el plató de The Apprentice, un atrio con merchandising de Donald Trump, y el ático personal del presidente. Cuenta con 202 metros de altura, siendo el 64º edificio más alto de New York, y tiene 58 pisos, pese a que el último está nombrado como piso 68. Esto se debe a que Donald Trump dice que el atrio tiene "una altura de 10 pisos", y en el momento de su construcción era el edificio con núcleo de hormigón más alto del mundo.



El estilo del edificio da muestras de los gustos de su dueño. Para la construcción de las zonas públicas del mismo se utilizaron 240 toneladas de mármol rosado de Breccia Pernice. Tiene 5 ascensores, 4 de ellos dorados para el público y uno que lleva directamente al ático personal de Trump. El atrio de la planta baja, de 5 pisos, cuenta con una catarata de 18 metros y con una claraboya que deja pasar la luz del sol. Además debía incluir un pequeño bosque de árboles de más de 10 metros, pero una vez colocados a Donald Trump no le gustó cómo quedaban y mandó cortarlos. 

El edificio es fácilmente reconocible por su fachada "escalonada", que además está cubierta de árboles y está presidido por un cartel dorado con el nombre del mismo, TRUMP TOWER, calificado según la revista Frommer's como un "Mírame!!" gigante. Hoy en día es complicado visitarlo debido a la presidencia del propio Trump, pero en caso de que te apetezca visitar una torre Trump, tienes varias más: la Trump World Tower, también en Manhattan; la Trump Tower de Vancouver en Canadá; el Ocean Club Trump Tower en Panamá; el Trump Building, otro en Manhattan; la Trump Tower de Chicago, al estilo de Gotham City; el famoso edificio dorado de Las Vegas, también conocido como Trump Tower; o la Trump Tower que está construyendo en Punta del Este, en Uruguay. Todas ellas con su particular estilo, excéntrico y ostentoso, como su personalidad.



Ahora que, para excéntrico y ostentoso su ático en la Trump Tower de New York. Échale un ojo, porque es genial. Además, tienen residencias en la Trump Tower personajes como Bruce Willis o Cristiano Ronaldo.



¿Conocías las múltiples Trump Tower del mundo? Coméntanoslo en nuestro Facebook!

Sé el primero en dejar un comentario...

Nota: ¡El código HTML no será interpretado!
* Campos obligatorios