Elecciones generales: un acercamiento gamer

Vale, sí, no soporto la expresión "gamer" pero "videojueguil" me habría quedado muy viejuno y ya tenemos una edad para ir disimulando. A lo que íbamos. Este domingo como casi todos sabéis tenemos la fiesta de la democracia, la cosa esa de echar una papeleta, es decir, escogemos el parlamento que tendrá que escoger al que deberá ser el próximo Presidente del Gobierno de España. Ya sabéis que es muy importante pensaros el voto y todo esto... que sí, que sí, videojuegos.

Al hilo de las Elecciones hemos querido esta semana hablaros de juegos sobre política. Sí, posiblemente no es el género más apasionante de la historia, pero tenemos cosillas y la verdad es que alguno es bastante interesante. Así que vamos a hacer un repasillo sobre lo que hay en el mercado por si queréis ser el Pablo Iglesias o el Santiago Abascal de vuestra casa.

Masters of the World: Geopolitical Simulator 3 (2013)

Quizá el más completo y extenso de todos, Masters of  the World (inicialmente llamado Commander in Chief y basado solo en los USA) incluye 175 países que puedes gobernar, ya sea democráticamente o como un dictador totalitario. Tan completo que se usa en universidades, en la ONU y en la OTAN para realizar simulaciones reales: con Masters of the World puedes controlar presupuestos, modificar montones de impuestos, política educativa, seguridad social...



O si quieres puedes convertir España en una potencia nuclear e intentarte anexionar Portugal militarmente. O reprimir policialmente una huelga de obreros de la construcción. O convertir tu país en una Arcadia feliz en la que todo el mundo cobra 3000 euros al mes y no trabaja. O provocar la independencia de Murcia. Las posibilidades son ilimitadas, y la complejidad también. Y quizá ese es su problema.

The Political Machine 2016 (2016)

Este es el cuarto de una serie de juegos en los que realizas la campaña para ser presidente de los Estados Unidos. Mucho menos complejo que el anterior, más centrado en la campaña electoral, no tuvo mucho éxito fuera de las fronteras yankis. 



En este caso en realidad no estás gobernando un país, sino que estás ganando unas elecciones. Así que las mecánicas principales son conseguir fondos, mejorar en las encuestas, viajar de estado a estado o hacer un poco de lobby a favor de alguien. Eh, si Donald J. Trump lo consiguió, ¿por qué no lo ibas a conseguir tú?

Democracy 3 (2013)

El de más éxito de los tres, y con una secuela (Democracy 4) que debería salir en 2019, es a su vez el más sencillo. El juego se basa en un montón de "políticas" enlazadas entre sí. Cuando modificas una política, esta afecta a las demás (de una forma muy visual, con un caminito verde o rojo según afecte de una manera u otra) y el reto es conseguir avanzar hasta el siguiente proceso electoral y que no te echen.



El juego se basa en escoger un país de entre varios, cada uno con su propia idiosincrasia. Una vez escogido el país se escoge un personaje perteneciente a un partido: un ecologista, un socialista... y ganar las elecciones. Al ganar, se hacen dos promesas de campaña que hay que cumplir sí o sí: si no lo haces estarás fuera (quizá lo menos realista del juego) y finalmente mantener el equilibrio del presupuesto del país sin que la gente se enfade y se rebele.

¿Conocías estos juegos? ¿Crees que podrías lograr que tú país no caiga en la inestabilidad absoluta y una crisis galopante durante 20 años? Podrías intentarlo y si tienes éxito, podrías presentarte a las próximas elecciones con esto de currículum. O quizá quieres ver si es tan difícil como parece esto de gobernar. ¡Cuéntanos tus logros!

Aunque si lo que realmente quieres es comprobar como es la política, las puñaladas por detrás y los golpes de Estado, lo mejor es que lo pruebes con Crusader Kings 2. Desde entonces, no ha cambiado mucho la cosa...

Sé el primero en dejar un comentario...

Nota: ¡El código HTML no será interpretado!
* Campos obligatorios