El uso de la fotografía en la infoarquitectura

Hoy vamos a hablar de la fotografía, un trabajo que podemos considerar esencial en esta profesión. Necesitaremos apoyarnos en la fotografía para llevar a cabo algunas tareas como veremos a continuación. Se dan algunas indicaciones de cada una y al final una breve explicación de los parámetros básicos de una fotografía para entender su funcionamiento.

- La fotografía de interiores y exteriores. Al realizar un proyecto (ya sea de arquitectura o de interiores) vamos a tener que sacar imágenes reales del resultado final, o incluso del proceso si lo consideramos oportuno. Para este tipo de fotografía hay que tener los conocimientos básicos aprendidos, en cuanto al funcionamiento de una cámara, la composición de la imagen, la iluminación, etc. Para este trabajo es necesario disponer de objetivos de gran ángulo visual ya que estamos trabajando en dimensiones algo reducidas y queremos representar con amplitud cada imagen.
Dentro de esta sección podemos añadir las imágenes que podemos usar como fondo para nuestra escena de render, para hacer integraciones, aquí será muy importante tener en cuenta el punto de vista que se va a usar para que coincida la fotografía que tomamos con lo que estaremos representando virtualmente.

- La fotografía para tomar referencias para el modelado. En caso de tener que modelar un objeto de mobiliario como por ejemplo una silla, lo mejor es tomar fotografías del objeto en vista frontal, perfil y superior, a poder ser. Para ello también es importante conocer las bases de la fotografía ya que buscaremos sacar imágenes con poca perspectiva, es decir, lo más ortogonales posible, con la finalidad de no confundirnos con la profundidad, y eso lo conseguiremos con un ángulo visual más cerrado (zoom aumentado), y como es lógico, si aumentamos el zoom necesitaremos más distancia entre cámara y objetivo para que entre entero en el encuadre. En este caso el elemento de la luz no es tan importante ya que trabajaremos  sobre las formas del objeto.

- La fotografía para tomar texturas. Casi siempre las texturas requieren de un trabajo de posproducción en photoshop antes de ser aplicadas, pero para ahorrarnos trabajo de postproducción y sobretodo conseguir mejores resultados hay que tener en cuenta algunas pautas:
  • La iluminación: habrá que buscar una iluminación uniforme,  para ello lo ideal es la iluminación de un día nublado. Evitar brillos y sombras, algo difícil en materiales brillantes o satinados, en este caso se puede trabajar con luz artificial o de rebote para lograr una iluminación uniforme de la superficie.
  • La perspectiva: habrá que tomar la fotografía desde un punto de vista perpendicular a la superficie y con ángulo cerrado para evitar la perspectiva (por ejemplo en unas baldosas procurar que las lineas queden rectas), siempre puede quedar algo de perspectiva porque no dispondremos de mucha distancia real entre cámara y objetivo, pero se podrá trabajar en photoshop.
- La producción de render. Por último, y no menos importante, es imprescindible tener conocimientos de fotografía para sacar buenos renders. Por un lado en cuanto a la composición, para encontrar el punto de vista más adecuado y representativo para sacar un render interesante que englobe la idea que buscamos dar al cliente (algo que a veces puede pasar por alto y es de vital importancia). También hay que conocer los parámetros de una cámara ya que habrá que configurar la cámara fictícia que va a tomar la foto virtual (render) como si fuera una cámara real. En la producción de render también influirán los parámetros lumínicos y de render, pero aquí nos vamos a centrar en la fotografía, y así aprovecho para contaros algunas nociones básicas.


Los parámetros de una cámara:

Al tomar una fotografía de forma no automática, como un buen fotógrafo, hay que conocer cómo actúan los diferentes parámetros, los comentaremos de forma sencilla y resumida orientado a una fotografía general.

- Angulo de visión (mm): Cuanto más bajo sea el valor en mm más abierto será en ángulo de visión y cuanto más alto, más cerrado, es decir, más zoom. Para entender este concepto, su función principal es cambiar la perspectiva. Cuando usamos un ángulo de visión amplio estaremos ampliando el campo visual pero también aumentando el efecto de perspectiva, lo cercano se verá muy grande y lo lejano muy pequeño. Este valor estará relacionado con otros factores como:
 
  • La distancia de la cámara al objetivo: por ejemplo, podemos sacar una foto del mismo objeto ocupando el mismo espacio de encuadre si compensamos el zoom con la distancia real. Por ejemplo, si estamos a una distancia real corta con un ángulo abierto o nos alejamos del objeto y cerramos el ángulo podemos conseguir que el cuerpo ocupe el mismo tamaño en el encuadre pero varie el fondo del objeto como en la siguiente imagen de ejemplo.
  • La profundidad de campo: tambien llamado bokeh en inglés, es cuando la diferencia de enfoque-desenfoque en la profundidad es más ligera o más exagerada. En este caso, cuando usamos un ángulo de visión cerrado, se ve aumentada la profundidad de campo, es decir, vemos el fondo aumentado y desenfocado.


- Tiempo de opturación (s): Una fotografía siempre tendrá un tiempo de opturación medido en segundos o fracciones de segundo. Cuanto más rápida sea la fotografía menos posibilidades tenemos de que salga movida (para los que no tengan buen pulso ni un tripode a mano), pero también nos entrará menos luz y quedará más oscura. Para sacar una buena fotografía solemos usar tiempos algo más largos, que permiten la llegada de luz de cada rebote. De esta forma podemos conseguir efectos como los que podemos ver en las fotografías donde aparecen siluetas en movimiento dentro de un espacio estático, fondo en movimiento cuando fotografiamos un elemento que está en movimiento (algo más complejo porque debemos llevar el mismo movimiento con la cámara para sacar estático el elemento que se mueve), ríos sedosos, o un sinfín de nocturnas jugando con los elementos luminosos y el movimiento.

  
Ambas fotos hechas por mi :)
 
- Apertura de diafragma (f): Este valor nos indica la cantidad de luz que entrará en la cámara, cuanto más bajo sea el valor, más luminosa será la captura. Esto significa que podemos usar tiempos más rápidos logrando una buena luminosidad, es muy útil para fotografiar interiores sin trípode y retratos, ya que consigue una buena tonalidad de luz (aun y tener luz artificial cálida como podría ser en una cena). Con aperturas grandes podemos lograr esos efectos de desenfoque que tan especial hacen una foto, por sencilla que sea, lo que se llama profundidad de campo.


Foto hecha por mi.


Espero que con este post hayáis aprendido algo nuevo, o almenos os haya parecido interesante. Creo que una gran parte de los amantes del diseño también somos amantes de la fotografía, de esos que nos fijamos en cada detalle y que llegan a fascinarnos con una sola imagen. Y a los que todavía no estéis introducidos en la materia, os animo a hacerlo.

Hasta la próxima!

Sé el primero en dejar un comentario...

Nota: ¡El código HTML no será interpretado!
* Campos obligatorios