Día Internacional del Diseño 

Hoy 27 de abril es el Dia Internacional del Diseño y queremos celebrarlo poniendo foco en la realidad laboral de los profesionales de una de las ramas del diseno más apasionantes, quizás un poco infravaloradas y posiblemente de las más amenazadas por el intrusismo. Estamos hablando del Diseño Grafico

Para ello, entrevistamos a Carlos Terrón, diseñador gráfico profesional, (aquí parte de su trabajo) que nos ayudará a desentrañar qué es eso del Diseño Gráfico y cómo se puede vivir buenamente de ello en los tiempos que corren.

Lo primero preséntate y, dinos, ¿a qué te dedicas a nivel profesional?
Soy Carlos Terron, tengo 28 años y ejerzo de diseñador desde hace 5. He superado con creces mi etapa de junior pero si el lector pensaba encontrar a alguien con mucha experiencia siento decepcionarle. Actualmente me dedico al marketing deportivo.


¿ Qué te llevó a estudiar Diseño Gráfico? ¿Dónde estudiaste la carrera?
La pasión (u obsesión en ese entonces) por dibujar… No puedo dejar en herencia mis libros de secundaria y bachillerato. Mas adelante aprendería que el saber dibujar tiene poco que ver con el diseño, solo es una herramienta mas para comunicar. ¡Y ni siquiera necesitas hacerlo bien! Cursé los estudios en Elisava y empecé a entender qué era el diseño una vez tanteado el mercado laboral.

¿ Qué es el diseño? ¿Y para ti? Seguro que tienes referentes....¿quién o quienes te han marcado especialmente?
Cuando casi todo esta inventado, el diseño busca su propio hueco en la sociedad de consumo. Genera soluciones a necesidades que la gente no tiene. Te obliga a comprar 20 adaptadores diferentes para poder conectar tu portátil a la tele de casa, hace que presumas de cargador y un sinfín de sinsentidos que poco a poco calan en la sociedad y se normalizan. Pero no todo es malo y también existe el diseño “ético” o que cubre necesidades básicas. En ambos lados hay gente que trabaja genial, que consiguen hacer llegar agua a un poblado “humilde” de África o emocionarte con el anuncio de un coche. (Perfumes no, por ahí si que no paso). De todos ellos intento quedarme con lo que mas me gusta, sin memorizar mucho sus nombres, y forjar un arsenal virtual de imágenes, colores, estilos, etc. al que poder recurrir y reinterpretar para generar algo con sello propio. Opino que el diseño está en todas partes.

Según tu experiencia y bagaje, ¿qué opinión tienes al respecto?
Que le preguntes a Abelina y Demetrio, vecinos de un minúsculo pueblo de la Castilla profunda con 50 habitantes y apenas detectado por la Guía Campsa. Tras intentarles explicar a que te dedicas, llegan a la conclusión de que dibujas bien. Y punto. La mayor parte del diseño, y en especial el gráfico, esta presente en sociedades de consumo, y sí, en una ciudad como Barcelona todo se puede interpretar en clave de diseño.

 A veces da la sensación que el trabajo profesional de un diseñador gráfico queda en un lugar infravalorado. ¿Cómo has vivido tú el reconocimiento profesional por tu trabajo?
Una de cal y una de arena. Mi primer trabajo como diseñador fueron practicas de como trabajar con un equipo, fichar en una oficina, hacer cadenas de emails con aburridos informes de reuniones, y sobretodo experimentar lo que se siente cuando te cortan las alas (creativamente hablando) una y otra vez. La de arena, si la consideras mejor que la cal, es mi trabajo actual. Trabajo con un pequeño equipo y todos nos hablamos de tú a tú, literalmente trabajando en la misma mesa y con un jefe que delega responsabilidades y le da la importancia que merece al diseño. Actualmente, cualquier persona tiene acceso a plataformas y herramientas que le permiten realizar sus propios diseños sin la necesidad de contar con un profesional.

Hablemos del intrusismo ¿Esto supone un reto para ti, un lastre? ¿cuál es tu vivencia al respecto?
No me preocupa en exceso. Cualquiera puede ver un par de tutoriales y aprender a destilar cerveza en su casa, pero evidentemente no será ni la mitad de buena que la de un profesional. Algo que parece tan obvio, a la gente le cuesta más de ver cuando se trata de una profesión creativa, se creen conocedores de la materia, tanto o mas que tú. Para que no suponga un reto, simplemente tienes que confiar en que tu trabajo es bueno, mejor que el de la mayoría, y dicho sea de paso tener algo de suerte con tu cliente. Si te valoras a la alza será mas fácil vender tus proyectos.



Explícanos el paso a paso de un diseñador cuando se enfrenta al pedido de un cliente.
Sobre el papel, se recibe un encargo, se genera un feedback entre cliente y diseñador y una vez entendidas ambas partes se procede a diseñar. Si todo va según lo previsto, lo siguiente ya es la entrega del arte final. Pero ese es el caso de ensueño para nosotros. Los clientes suelen ser exigentes, y esto es algo que no aprendí en la universidad. Fue un pequeño palo salir al mundo laboral y ver que toda la fantasía aplicada (y aceptada) a los proyectos dentro de un aula se esfuma con el primer comerciante que te pide diseñar unos flyers. Según el sector al que te diriges, y suele ser la inmensa mayoría, les interesan trabajos mucho más mundanos, funcionales antes que originales, etc.

¿Es lo mismo trabajar el diseño que vivir el diseño?
La eterna disyuntiva entre vivir para trabajar o trabajar para vivir. Sal del trabajo y olvídate de la pantalla, pero observa el mundo, critica carteles, analiza la tipo de la carta del restaurante, debate inventos estúpidos propios del profesor Frink…por suerte el diseño permite asimilarse como un hobby y no como una obligación.



¿Qué recomendación/es darías a alguien que quiere empezar?
Simplemente que disfruten con lo que hagan e intenten buscar un estilo propio, algo que les haga destacar entre la mayoría. Tener en cuenta las criticas es importante, tomárselas al pie de la letra es un error. Si hablamos de evaluación universitaria, para mi es preferible un proyecto de 5 raspado en el cual hayas disfrutado cual enano, a uno de matricula creado solo para satisfacer a tu evaluador que seguramente goza de una posición respetable en el gremio y por consecuencia un criterio muy definido. Lo mismo se puede aplicar al mundo laboral, aunque el “cliente de a pie” no va a ser tan flexible contigo. Saber llevarlo (el proyecto) a donde te interesa resulta un reto divertido y satisfactorio.




Por último, ¿Dónde ves el diseño dentro de una década?
Veo el diseño hacia donde está encarrilado ahora mismo, a ir de la mano de la tecnología, sacando el máximo partido de ella: Ya he visto un pan volador, el siguiente paso es ver dónde y cómo se aplica, y sobre todo si es necesario.

Sé el primero en dejar un comentario...

Nota: ¡El código HTML no será interpretado!
* Campos obligatorios